“12 Fragmentos de una Historia”

Abre una ventana a la mística y a la poesía social. Sus personajes se presentan a sí mismos en inaudibles susurros; convirtiendo pequeños fragmentos de sus vidas en grandes historias. A través de estos registros descubrimos algo que como país invisibilizamos diariamente por apuro, por pre juicio, por despiste: en medio de la soledad de los roles, o de la distancia geográfica, la poesía visual nos muestra un alma común. Mediante la entrega de la palabra a sus mismos protagonistas, comienza un cambio de mirada. El poeta fotógrafo capta esa oportunidad, y mediante el encuadre oportuno, el tiempo de obturación necesario y la elección de la luz más honesta, nos deja al descubierto nuestra consanguinidad con quienes hemos expulsado a la intemperie del país.